Una escuela infantil de inglés en la naturaleza

Nuestra metodología

Los niños y niñas que viven en un ambiente estimulante desarrollan su creatividad. Cada día pueden elegir entre distintas actividades y así seguir el impulso natural de aprender y autodescubrir.

Ninguna tarea interrumpe la libre elección del niño, porque solo desarrollará ese “querer aprender” cuando la curiosidad y la creatividad son el motor de su crecimiento.

Nuestro proyecto educativo sigue el currículo británico pautado en “The Early Years Foundation Stage”, donde se identifican las seis áreas de aprendizaje y los objetivos que se esperan alcanzar.

La actividad y el juego se erigen como herramientas fundamentales de aprendizaje. Nuestros little farmers trabajan en movimiento: exploran, tocan, huelen, observan, prueban  … y juegan a través de los sentidos para asimilar las nuevas adquisiciones.

Concedemos una especial importancia a la creación de los espacios –rincones alegres, seguros y motivadores- y a cómo utilizarlos. Los niños que viven en un ambiente estimulante desarrollan su creatividad. 

Los profesores son el otro pilar de nuestra metodología. Con los niños se comunican en inglés y a través del lenguaje corporal y de los afectos.

Su misión es acompañar desde cerca a los niños en su desarrollo, crear un clima de cariño que propicie la intercomunicación e interpretar las necesidades de cada uno.